El niño estelar - Oscar Wilde

DATOS GENERALES

 

TÍTULO: El niño estelar.

TÍTULO ORIGINAL: Star-child. Publicado por primera vez en 1891.

AUTOR: Oscar Wilde.

FORMATO: Libro Cuentos de Oscar Wilde.

EDITORIAL: Panamericana.

 

RESEÑA 

La historia consiste en que un día, dos leñadores regresaban a su casa depués de un día de trabajo cuando vieron que algo dorado cayó del cielo, ellos se fueron a ver qué era esto que había caído pues pensaron que era una olla de oro. Cuando llegaron al lugar donde estaba el objeto, se dieron cuenta de que no era una olla de oro sino que vieron a un niño muy pequeño, un bebé, envuelto en una especia de manta dorada.

Al ver que lo que había caído del cielo era un bebé y no una olla llena de oro, los dos leñadores se sintieron muy desilusionados puesto que pensaron que habían encontrado la solución a su pobreza. Tanto así, que uno de ellos le sugirió al otro que lo dejaran allí tirado y abandonado, el otro leñador aunque era pobre, no fue capaz de dejar a un bebé solo a la intemperie, además llegó en temporada de invierno severo.

Cuando humilde leñador llega con este niño a la casa en donde se encontraban su esposa y sos dos hijos pequeños, la esposa se enoja un poco y lo encara recordándole que son personas muy pobres con dos hijos a los que deben alimentar. Después de un rato la mujer reacciona y piensa mejor el asunto, decide retractarse y abraza al bebé. "A una casa donde hay un duro corazón, ¿no entra siempre un rudo viento?"

Como era un niño tan hermoso físicamente, creció rodeado de mucho amor y como era tan admirado, se volvió egoísta, orgulloso y muy cruel con las personas, los animales y la naturaleza. Como era tan cruel con todo su entorno, el leñador y su esposa trataban de corregirlo y persuadirlo de que no se podía ser así con nadie, además de que ellos jamás lo trataron mal no entendían porqué el niño era así. "¿Por qué eres tan cruel con todos los que necesitan compasión?" Pero el niño como era tan egoísta no hacía caso de todas estas enseñanzas y seguí igual de detestable. 

Un día el niño se encuentra con una anciana que se encuentra muy harapienta y parece una pordiosera, la anciana llega allí buscando a un niño que alguna vez alguien se haya encontrado abandonado en un bosque, y asegura ser la madre del niño. Como el niño la ve harapienta la rechaza de inmediato y le dice que es una mujer horrible y que jamás alguien como ella podría ser su madre. La mujer desaparece muy desilusionada de que el niño, su propio hijo, la haya tratado así. El niño, después del incidente, está como si nada y va a admirar su belleza cuando se da cuenta que se ha convertido en una especie de sapo (anfibio) y que su nueva apariencia da asco de verdad. Al parecer esto le lleva a darse cuenta de que ha sido bastante egoísta y de que esa mujer no merecía ser tratada de la manera en la que él lo había echo, y decide emprender su viaje en búsqueda de su madre.

Después de algún tiempo llega a un reino, en el cual no le quieren dejar entrar por su apariencia, pero justo en ese momento en el que él está dando la vuelta para irse, aparece un hombre que lo compra por esclavo, por ser hijo de una mendiga. Este hombre resulta ser una especie de brujo, es un miserable, y le dice al niño que tiene la misión de recolectar tres monedas de oro que están dispersas en el bosque, y que si no las trae no le volverá a dar comida y lo asesinará.

Cada vez que el niño encontraba la moneda, con ayuda de una liebre, cuando iba de regreso a la casa de este señor, había un leproso que le pedía ayuda; el niño se había vuelto tan bondadoso y noble que le daba la moneda al pobre hombre por que la necesitaba realmente, igual no le daba mucha importancia morir puesto que había sido tan malo con su madre y con la gente. Hasta que le entrega la tercera moneda, y temeroso de su muerte, vuelve a la casa de su amo nota que se comportan diferente con el, pues los guardias del lugar le hacen reverencia diciéndole que es un hombre bello, tal vez imaginando que es un príncipe.

El niño muy triste porque pensaba que eran muy crueles al querer burlarse de él, y por la amenaza de su muerte por no volver con la moneda, la reina del lugar lo encuentra y le insiste que es la misma mendiga que había ido en busca de él. El niño estelar muy apenado por su anterior comportamiento, se echa a los pies de la reina demasiado arrepentido. Como es natural su madre lo perdona y se da cuenta de que volvió a ser bello, porque fue capaz de poner primero la necesidad de un leproso, una persona realmente necesitad, que su propia vida.

Las cosas en su nuevo reino cambiaron, pues les ayudó bastante al leñador y a su familia, desterró al hechizero que lo había comprado por esclavo y dictaminó que nadie en su reino podría ser cruel. "No obstante, no gobernó mucho tiempo, porque tan grandes habían sido sus sufrimientos y tan amargas las pruebas por que pasó, que murió transcurridos tres años. Y el que le sucedió gobernó mal."

 

MI OPINIÓN

Este cuento es una historia bien bonita, lleno mensajes para reflexionar. Pues nos muestra qué tan feo se puede volver alguien cuando es indiferente a lo que pasa a su alrededor e inhumano; incluso "lo feo" que puede llegar a ser alguien que es malo con su familia. Como está tan lleno de belleza el acto y el hecho de preocuparnos por los demás, de purgar nuestros errores con buenos actos; aunque su final no sea muy alentador, se puede ver que el niño estelar lo que pudo vivir, aunque fueron tres años, aparentemente los vivió con felicidad y rodeado del amor y gratitud de sus seres queridos. 

Aunque está catalogado como un cuento infantil, yo creo que es, además de apto, importante para todas las edades; pues muchas veces entre tantas ocupaciones nos olvidamos de ser bellos también por dentro, de ser buenas personas, buenos ciudadanos, padres, esposos, hijos o amigos. En una sociedad dónde lo que rige y reina es estar todo el tiempo en beneficio de un doctorado, maestría o el trabajo soñado super bien remunerado; no hay que olvidarse de dedicar tiempo a esas personas que creemos querer tanto y que seguramente nos quieren, incluso dedicar tiempo al cultivo de sí mismo, de los gustos y hobbies.


© 2017 BarraLiteraria